Tema Cristiano – TOMANDO UNA DECISIÓN RESPECTO A MI HOMBRÍA


El problema con muchos hombres es que ellos se casan para luego tratar de continuar viviendo como solteros. Esto nunca funciona. Las decisiones determinan conducta, carácter y destino.“Posición, posición, posición” es la formula para el éxito en los negocios. “Decisión, decisión, decisión” es la fórmula para el éxito en la vida. El no decidir es una decisión por defecto .

La indecisión es aún una decisión – el no decidir es tan solo una decisión. Decidir casarse es una de las dos más grandes decisiones que tú podrás hacer en tu vida. Cuando un hombre decide casarse, él generalmente compra el anillo, compra libros para la luna de miel, empaca su maleta, se muda a un nuevo departamento y piensa que ya cumplió con su parte. Error. Hay mucho, mucho más en decidir casarse que en tan solo decidir empacar equipaje, comprar el anillo o transportar los muebles. No estarás viviendo verdaderamente como un hombre casado hasta que decidas, de una vez por todas, que tú estás casado – y que esto es de por vida.

Los hombres casados que tratan de vivir como si fuesen solteros, son hombres infelices. Ellos oscilan divididos entre dos estilos de vida – y entre las demandas de cada una – y entre sus pensamientos duales, por lo que se vuelven inestables en todo sentido.

Bromeando he dicho que el matrimonio es una gran institución – si a Ud. le gustan las instituciones. Hombres que toman decisiones correctas encuentran una gran libertad en el matrimonio. Aquellos que no, encuentran al matrimonio limitante. El matrimonio guarda tremendas libertades – nunca preocuparse por tener una cita los viernes por la noche, la libertad del celibato, la libertad de ser tú mismo por completo, y construir una vida nueva aparte de la familia en donde nació. El mundo adulto es un mundo de tomas de decisiones.

Muchos hombres están frustrados debido a su propia incapacidad en tomar decisiones. Ellos demandan ser llamados “hombres”, aun cuando sus decisiones revelan la debilidad en su propio carácter. Criticando duramente a otros, ellos obstaculizan su propio desarrollo tomando decisiones emocionalmente, o por negarse a decidir.

¡Decídete a estar casado! Actúa como casado. Vive como casado

Si estás planeando justo ahora en casarte, tú estás en foja cero. Aprende, construye, desarrolla. Cuando tú decidas casarse, decide también ponerte a la altura de la ocasión y de adquirir la madurez necesaria, o inmediatamente empezarás a fracasar, como un cohete que cae sobre la misma plataforma de lanzamiento.

Tú podrás tener una boda y una luna de miel excitantes, pero tendrás que empezar a madurar inmediatamente después si realmente quieres que esos cohetes de despegue realmente lo levanten del suelo. Tú primero deberás tratar a tu esposa como a una esposa, no como a una de tus amigas, y definitivamente no como a una “mamá”.

En los seminarios para hombres conducidos por nuestro ministerio, nosotros tenemos una “graduación” en donde cada uno de los hombres reduce su misión de vida en una declaración de una línea. En una de ellas, un hombre tomó el micro y fuertemente dijo:“¡Adiós mamá, hola esposa!. Cuando somos jóvenes, nuestras madres hacen dos cosas por nosotros: Nos corrigen, y toman decisiones por nosotros. Pero como adultos, nosotros tomamos nuestras propias decisiones y somos libres de la dependencia de nuestros padres. El problema con muchos hombres es que una vez casados se rehúsan a tomar decisiones, o se rehúsan en decidir sabiamente. Esto significa que sus esposas los corrigen y toman decisiones por ellos, lo que convierte a sus esposas en sus madres. A este hombre yo lo llamo el “adolescente adulto”.

Un niño es el centro de su propio universo, le da rabietas, es insensible a las necesidades de otros, demanda su propia manera, no se puede razonar con él, actúa irresponsablemente, y responde solo a una autoridad concreta. Este es el estado de muchos hombres casados hoy. Solo cuando ven sus ropas esparcidas por el jardín del frente o cuando les son dados los papeles del divorcio, ellos aceptan la demanda de crecer.

Cuando un hombre hace que su esposa actúe como su madre, él crea algo más que tan solo una crisis de madurez, ya que él no puede hace el amor con su madre. Debido a la inmadurez del hombre, la relación sufre por completo, entonces él la culpa por no satisfacer sus “necesidades”. Los hombres pueden prolongar la adolescencia.

Somos jóvenes solo una vez, pero podemos vivir inmaduramente por toda la vida. La madurez no viene con la edad pero empieza con la aceptación de responsabilidad. Aquellos sin madurez encuentran su camino difícil y frustrante. Aquellos que la tienen encuentran su camino fácil y satisfactorio.

Por Edwin Cole

Más Estudios Bíblicos:
Tema Cristiano – La Pornografía en la mente de un Esposo Cristiano

Tema Cristiano – LA CRISIS DE LA ADVERSIDAD – Edwin Cole

¡Cristiano Toma la Decisión Correcta!

Tema Cristiano – Confía en tu visión

Tema Cristiano – La Disciplina de la Lengua

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!