Remedios para acelerar la curación de una fractura


La fractura se define básicamente como la pérdida de continuidad de un hueso largo o la modificación de la forma original en un hueso corto, causada por el traumatismo directo sobre la estructura ósea, un traumatismo indirecto sobre la zona cercana o por sobrecarga de la misma.

Este último caso se aplica en las personas mayores y en particular en las mujeres, como consecuencia de la debilidad ósea producida por la osteoporosis, donde se puede dar una fractura simplemente por efecto del peso corporal (primero la fractura y luego la caída). Esta situación es muy frecuente en la cadera.

Las fracturas pueden localizarse en cualquier punto del hueso y según las lesiones asociadas pueden dividirse en:Fracturas cerradas: son aquellas en las que se produce únicamente la ruptura de la continuidad ósea sin lesión importante de las estructuras vecinas.
Fracturas abiertas: además del hueso se produce una herida abierta sobre la piel, y los grupos musculares adyacentes, bien por el propio traumatismo o bien como consecuencia del desplazamiento de la superficie ósea rota que actúa como una cuchilla sobre estas estructuras.
Fracturas patológicas: se denominan así las fracturas que asientan sobre huesos debilitados por diversas enfermedades locales o generales, y que se producen de manera espontánea como consecuencia de traumatismos mínimos o movimientos ligeramente bruscos.

A veces puede ocasionarse una fractura por la sola acción de una contracción muscular enérgica. Este hecho suele observarse en individuos musculosos, o cuando se efectúan contracciones musculares violentas sin coordinación. Las fracturas de origen muscular pueden deberse a la acción directa del músculo sobre el hueso; pero también cabe la posibilidad de que sean indirectas, cuando un grupo muscular se contrae violentamente y detiene su movimiento con brusquedad, como por ejemplo al fallar un golpe.

Es necesaria mucha fuerza en general para que se produzca la fractura de un hueso sano, aunque en ocasiones una mala postura o un movimiento anormal pueden favorecer que un hueso se rompa por su punto más débil.

Los síntomas que se producen tras una fractura son generalmente:

Dolor intenso
Sudor frio
Impotencia funcional e inestabilidad de la región afectada
Deformidad visible o palpable
Iinflamación alrededor de la fractura, similar a la producida tras un esguince o una fuerte contusión.

Es importante observar que las fracturas en los niños tiene una serie de peculiaridades con respecto a las de los adultos como son el hecho de que consoliden más rápido y mejor cuanto más pequeños son, permitiendo además que la reducción de las mismas no tenga que ser necesariamente perfecta puesto que tienen tendencia a corregirse espontáneamente desde el punto de vista anatómico.

La consolidación de las fracturas es un proceso natural que comienza desde el mismo instante en el que se producen y que puede ser ayudado mediante los siguientes remedios caseros y naturales: .

Remedios populares

Remedio para fractura de huesos #1: Sumergir la cáscara de un huevo blanco limpio en una taza con zumo de limón antes de acostarse. Tomar el líquido pastoso y blanquecino que encontrará alrededor del huevo a la mañana siguiente en ayunas .Tomar durante 9 días conseguidos en un mes

Remedio para fractura de huesos #2: Colocar un pedazo de raíz y hojas de consuelda en un recipiente que contenga 1/2 litro de agua. Hervir por 10 minutos. Retirar del fuego y dejar frescar. Tomar a lo largo del día por 2 semanas, descansar una y luego reiniciar 2 semanas. Hasta que el hueso se consolide. La consuelda ayudan a reparar el hueso por contener alantoína.

Remedio para fractura de huesos #3 Tomar cacao puro mezclado con yogur a diario con lo cual se consolida las fracturas de forma más rápido.

Remedio para fractura de huesos #4 Verter 1 cucharada de hojas de sauce en una taza de agua que esté hirviendo Tapar y dejar refrescar. Tomar 1 taza cuando se siente dolor a causa de la fractura.

Remedio para fractura de huesos #5: Colocar 1 cucharada de cola de caballo en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Colar y beber hasta 3 tazas al día para facilitar este proceso de recuperación

Remedio para fractura de huesos #6: El remedio Homeopático más empleado es Árnica montana.

Remedio para fractura de huesos #7: Se recomienda el fosfato calcico de Sales de Schüessler

Remedio para fractura de huesos #8: El pino es el remedio de las flores de Bach más indicado para las afecciones de huesos.

Remedio para fractura de huesos #9: Hervir un puñado de hojas de achicoria, 3 hojas de papayo y 1 cucharada de linaza en 1 litro de agua por 10 minutos. Tomar un vaso diario por 20 días.

Remedio para fractura de huesos #10: Aplicar, si la lesión ha sido en alguna extremidad (codos, rodillas, pies, brazos, piernas) una vez retirada la escayola, férulas o vendajes, varios vendajes arcillosos, de una duración de 15 a 30 minutos, los dos primeros días. Seguiremos con finos emplastes, dos o tres al día, retirándolos en cuanto se hayan secado. Para finalizar el tratamiento, alternar emplastes de arcilla con cataplasmas de esa misma sustancia, dos veces al día, durante dos horas, hasta lograr una completa recuperación. Es muy conveniente que, si hay la posibilidad, se tome el sol con los emplastes puestos, para lograr una mayor regeneración ósea (remineralización) y muscular (atonía).

Quizá te interese conocer recetas de zumos para fortalecer los huesos

Recomendaciones

Recomendaciones preventivas

Aprovechar la vitamina D Debido a que el sol ayuda al cuerpo a sintetizar la vitamina D y transportar el calcio al hueso para su consolidación, se recomienda tomar baños de sol (no más de media hora por día) temprano en la mañana o en la tarde (después de las 4:00 p.m.) siempre debidamente protegido.

Tener una dieta correcta: La alimentación ha de asegurar un aporte adecuado de calcio (leche y derivados, brécol, sésamo, almendras, sardinas…), para ayudar a mantener la salud ósea, y de vitamina D (aceite de hígado de bacalao, pescado azul, yema de huevo, leche y mantequilla) para asegurar la absorción del primero.

Reducir el consumo de sal

Evitar la delgadez extrema, sobre todo tras la menopausia, ya que puede debilita los huesos y las funciones digestivas que afectan a la correcta absorción de nutrientes.

Practicar con regularidad una actividad física para evitar el sedentarismo, ya que éste puede conducir a condiciones que desfavorecen la salud ósea como falta de tono muscular, rigidez articular, obesidad e incluso osteoporosis

Evitar el estrés: al incrementar la tensión muscular, el estrés aumenta la presión entre los huesos, además del efecto negativo que puede tener en la absorción del calcio.

Verificar el consumo de algunos medicamentos Se debe evitar la ingesta de fármacos como la cortisona, así como los antiácidos o antiepilépticos pueden resultar perjudiciales para los huesos, debido sobre todo a que algunos de sus principios activos bloquean la absorción de ciertos minerales y vitaminas, fundamentales para el buen estado de la estructura ósea..

Recomendaciones cuando se presenta una fractura

Inmovilizar con algo rígido (una tabla) la zona afectada evitando que se mueva. Puede aplicar frío local para calmar el dolor.

Si se sospecha que la lesión ha causado una fractura de la columna vertebral, ha de trasladarse al herido como si existiese tal fractura, aunque el examen superficial no revele signos de ella. Si no se hiciera de este modo podría provocársele la muerte o la invalidez permanente. Debe colocarse al herido acostado boca arriba sobre una superficie dura, evitando cualquier movimiento de flexión o de extensión, tanto de la columna cervical como de la dorsal o lumbar.

Si se produce una fractura en determinadas circunstancias que imposibilitan el traslado a un centro sanitario en menos de 24 horas, se debe comenzar con el tratamiento antes expuesto en la medida de lo posible, primero reduciendo mediante tracción la fractura e inmovilizándola después mediante cualquier superficie dura a la que se ata o entablilla el miembro roto. También se puede proceder a vendar la zona fracturada juntocon un palo que haga de férula

Actividad muscular para la pronta curacón de una fractura Si se quiere que un hueso fracturado se recupere, no se recomienda permanecer inmóvil sino más bien moverse tan pronto como sea posible para que la circulación sanguínea y la actividad muscular, que son estímulos para el hueso, mejoren su vitalidad y curación.

Conozca también

Remedios para prevenir la gangrena

Remedios para los huesos blandos u osteomalacia

Remedios para la recuperación rápida de una cirugía

Remedios caseros para la osteoporosis

Dieta para prevenir y combatir la osteoporosis

Remedios para la osteopenia

Remedios para aliviar los malestares de la menopausia

Remedios para los esguinces y torceduras

jQuery(document).ready(function($){$.post(‘//www.cristianas.com/wp-admin/admin-ajax.php’,{action:’wpt_view_count’,id:’315′});});

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!