OMEGA XL – ¿Para Qué Sirve? Usos, Beneficios y Propiedades

OMEGA XL - ¿Para Qué Sirve? Usos, Beneficios y Propiedades (2019)
OMEGA XL - ¿Para Qué Sirve? Usos, Beneficios y Propiedades (2019)

¿Qué es el Omega XL?

Es una mezcla patentada de más de 30 ácidos grasos del grupo omega-3, dicha mezcla incluye DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico) elementos que interviene en el desarrollo del cerebro, ojos y el sistema nervioso.

Este complejo se extrae del mejillón de labios verdes que se encuentra al suroeste del océano Pacífico en el país de Nueva Zelanda y contiene más de 22 ácidos grasos libres omega-3 que los que proporciona en el organismo el consumo de aceite de pescado normal.

Ingredientes del Omega XL

Como mencionamos anteriormente es un complejo patentado y debido a su condición de suplemento dietético no es obligación del fabricante ofrecer un listado completo de los ingredientes que los componen según la normativa de alimentación en Estados Unidos, sin embargo, el fabricante afirma que sus componentes activos son totalmente naturales extraídos de la merluza de cola (pez de agua fría) y el mejillón verde.

Dosis de consumo recomendada

Según su fabricante se debe consumir dos capsulas blandas al día para mantener y prevenir de enfermedades al organismo, preferiblemente 30 minutos antes del desayuno y de la cena respectivamente.

Si está tratando dolores molestos o fuertes causados por inflamación, puede consumir 4 capsulas al día.

Ventajas de adquirir el producto

Motivado a la venta pirata e imitación del producto, la marca original se puede adquirir de forma electrónica en línea a través de la página oficial con la que cuenta Omega XL y es la única que garantiza que el producto fabricado con estrictos controles de calidad llegue hasta sus manos.

Para ofrecer una garantía y conformidad del producto, el fabricante ha decidido ofrecer 90 días de garantía y satisfacción, si no está conforme con los efectos producidos puede pedir el reembolso total de su dinero, por lo que su compra está protegida.

El omega 3 y su efecto en el organismo

El omega 3 es un tipo de grasa poliinsaturada que debe su nombre a la ubicación de su primer doble enlace. Se considera un ácido graso esencial ya que el cuerpo no puede producirlos por sí sólo.

Entre los omega 3 que encontramos se encuentra el ácido alfa linolénico (ALA), predominante en alimentos de origen vegetal, así como el ácido eicosapentanóico (EPA) y docosahexanoico (DHA), este último componente imprescindible de membranas celulares en nuestro cuerpo, sobre todo en cerebro y retina, de allí que es necesario para su correcto funcionamiento, según señala un estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition.

Todos los ácidos grasos omega 3 por ser grasas poliinsaturadas reducen el colesterol malo o LDL y tienen un efecto antiinflamatorio que podría ser beneficioso para la prevención de diferentes enfermedades y el adecuado rendimiento físico.

Beneficios para la salud

Frecuentemente las personas buscan complejos que ayuden a mejorar la salud, fortaleciendo el sistema inmune y la repuesta del cuerpo para combatir y prevenir enfermedades o también reducir los dolores causados por ciertas inflamaciones o afecciones inflamatorias.

Son más de 30 años de estudios clínicos realizados que respaldan las propiedades medicinales que proporciona el consumo de este complemento en el organismo, entre ellos:

  • Ayuda a reducir el dolor articular producto de afecciones inflamatorias e inflamación.
  • En el proceso de envejecimiento de un individuo la inflamación crónica es algo muy habitual y el Omega XL interviene en la ralentización de este proceso.

Se ha demostrado que consumir altas cantidades de omega-3 que es el principal activo del Omega XL, interviene significativamente en los siguientes procesos:

  • Consumir altos contenidos de ácidos grasos omega-3 ayuda a controlar la presión arterial y permite mantener una buena circulación sanguínea.
  • Aumenta de forma considerable los tiempos de coagulación de la sangre.
  • Reduce las afecciones cardiovasculares.
  • Evita el avance notable y el daño producido por la arterosclerosis crónica.
  • Ayuda en el desarrollo del cerebro y los ojos.
  • Existen estudios que afirman que el consumo de omega-3 durante el embarazo ayuda en el desarrollo del feto e influye positivamente en el mismo.
  • Dosis altas de este activo principal en el Omega XL, ayudan a disminuir los efectos producidos en personas que padecen de depresión.
  • Estudios afirman que los niños que consumen omega-3 mejoran su rendimiento escolar de forma notable.

La importancia del omega 3 en nuestra dieta

Como hemos dicho antes, el omega 3 no es un tipo de grasas que nuestro cuerpo pueda producir por sí sólo, de hecho a base de ácido alfa linolénico podemos obtener pequeñas cantidades de EPA y DHA, sin embargo, si queremos en nuestro cuerpo niveles adecuados de omega 3, resulta clave acudir a los alimentos para lograrlo.

Las recomendaciones actuales sugieren un consumo de omega 3 que represente entre el 0,1 y el 1% del aporte energético diario, lo que podría estar cubierto con unos 250 mg diarios de este tipo de grasas.

Su importancia más allá de que no podemos producirlos en el organismo radica en sus funciones que tienen efecto antiinflamatorio y autoinmune, lo cual podría ser de ayuda para reducir el riesgo o favorecer el tratamiento de todo tipo de enfermedades caracterizadas por procesos inflamatorios como cáncer, patologías cardiovasculares o el mismo envejecimiento, así como también en enfermedades mediadas por reacciones inmunológicas tales como la artritis reumatoidea, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, lupus u otra según señala una investigación publicada en la revista del Colegio Americano de Nutrición.

Además, por su efecto sobre los lípidos de nuestro cuerpo el consumo de omega 3, sobre todo de EPA y DHA que se reconocen como más potentes y beneficiosos que el ALA, pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir aterosclerosis, trombosis y otros problemas vasculares.

Por otro lado, en la actualidad consumimos muchos ácidos grasos omega 6, que si bien son grasas poliinsaturadas, a diferencia del omega 3, en exceso pueden ser perjudiciales teniendo efecto proinflamatorio. Por esta razón, es fundamental lograr un equilibrio entre omega 3 y omega 6, alcanzando un ratio de 1:5 a 1:1para obtener beneficios, para lo cual, podemos reducir la ingesta de los segundos o incrementar la de los primeros.

¿De dónde puedo obtener omega 3?

El ALA o ácido alfa linolénico predomina en fuentes vegetales como son frutos secos, semillas y algunos aceites vegetales como el de canola o nuez, mientras que el ácido docosahecanoico y eicosapentanóico que son los más beneficiosos, se encuentran ante todo en la grasa del pescado.

Por ello, podemos obtener omega 3 de semillas de lino o chía que se encuentra entre las fuentes más concentradas en este tipo de grasa, frutos secos como el cacahuete y la crema de cacahuete, o aceites de soja, canola o nuez así como de pescados grasos o azules dentro de los cuales se encuentran ejemplares como el salmón, bacalao, sardinas, anchoas, arenque, caballa o atún.

Con estos ingredientes incluidos en la dieta habitual y preparaciones varias a base de ellos lograremos una adecuada ingesta de omega 3 en nuestro día a día.

Algunas recetas ricas en omega 3 son:

  • Crackers de semillas y avena
  • Tarta de tomate y anchoas
  • Muesli crujiente de avena y almendras
  • Rollito de sardinas con verduras al horno
  • Porridge con semillas de chía
  • Helado con crema de cacahuete
  • Ensalada noruega de arenque y patatas
  • Salmón al horno con hierbas

¿Es necesario tomar suplementos?

No son pocas las personas que acuden a suplementos de omega 3 para garantizar un consumo adecuado de este tipo de grasas en nuestra dieta. Sin embargo, en el marco de una dieta variada, con sólo consumir una ración de pescado dos a tres veces por semana obtendremos las cantidades suficientes.

Además, un estudio publicado en la revista JAMA hace un par de años concluye que la ingesta de suplementos no ofrecía mayores beneficios. Sobre todo, debemos considerar que un suplemento no es igual que un alimento, pues consumiendo pescado por ejemplo, obtendremos además de omega 3, proteínas, vitaminas de calidad y minerales así como antioxidantes para el organismo.

No obstante, en dietas con ausencia de pescado, en las cuales sí podremos tener fuentes de ácido alfa linolénico pero no de EPA y DHA que son más beneficiosos para el organismo, quizá sí puedan ser útiles los suplementos de aceite de pescado, aunque en mínimas proporciones ya que recordemos que son suficientes con 250 mg diarios.

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!