No podemos huir de las obligaciones


TEMA : Saber obedecer a tiempo. ORACIÓN: Padre nuevamente quiero en esta hora saber distinguir entre lo que me mandas y en lo que me gusta hacer, ya que no quiero hacer mi voluntad sino la tuya y poder saborear todas las bendiciones que con mi obediencia tendré, en el nombre de Jesús, amen!


LECTURA BÍBLICA: Jonás 1         CLASE:
A veces nos damos cuenta que cuando Dios nos manda a hacer algo, no siempre nos gusta obedecer esa orden o esas ordenes.

Y queremos y creemos que Dios nos dejara “En sus pendientes” para que nos “Salvemos” de ejecutar esas o esa orden que nos dio. Pero no nos damos cuenta a veces que el obedecer a Dios, nos traerá gran bendición y relajación a nuestra vida, así como dice la escritura “Tiempos de refrigerio” .

Yo creo en mi corazón que Jonás, no sabia que el obedecer a Dios, cuando lo mando a Nínive, seria para él gran bendición, pero lo que él pensó enseguida, que no le iría bien en Nínive, yo creo que no fue tanto el que Jonás no quisiera obedecer a Dios, yo creo que el tenia “Temor de obedecer” y esperar algo que no sabia ni de donde vendría ni a donde iría, ya que Dios en el versículo 1 le dice a Jonás:

“ Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitaí, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella, porque ha subido su maldad delante de mí.”

Jonás 1: 1,2

Yo creo que Jonás no era tanto que no quería obedecer como casi siempre hemos estudiado en Jonás, era mas bien, según este estudio, que el tenia miedo de “Pregonar contra ella…” o sea con la gran ciudad que dios le había dicho que pregonase. ¿Será fácil pregonar? Casi todos conocemos el pregonar como andar por ahí diciendo en este caso, imagínate a Jonás como lo aria Juan el bautista:

¡ Arrepentios y convertios, porque el reino de Jehová se ha acercado ¡ yo creo en el caso de Juan el bautista no estaba tan “difícil” por decir algo, ya que fue otro tiempo y otra ciudad, por la que estaba pasando Juan el bautista.
Y Jonás no-tenia que andar pregonando de esa forma, sino de otra “un poco más poderosa”

Jonás la tenia más difícil té boy a decir porque:

Dios, nuestro padre, le dijo a Jonás, no le avisó ni le dijo por medio de ningún profeta: levántate y ve a Nínive aquella gran ciudad, y pregona contra ella. Así que pregona contra ella, no simplemente era “anunciar” que Dios estaba furioso contra ellos, no, ya que la palabra “pregonar” en el diccionario indica: c o n f r o n t a r y confrontar es “afrontar” y el afrontar a muchos no nos gusta. Ya para que Jonás hubiera querido huir de la presencia de Dios y no querer ir a confrontar a los de Nínive, es porque estaban bien perdidos yo creo que en una maldad “extrema”

No te ha pasado que cuando vez a alguien que necesita el evangelio quisieras hasta que desapareciera de ti tu cara de Santo? Que hasta mejor quisieras que se callara, pues mientras más habla, mas vez la necesidad de que necesita a Dios, y a veces nos falta valor para “pregonar” el evangelio en esas personas, imagina lo que sentía Jonás al saber que iría a confrontar a ese pueblo.

Él quiso huir de su responsabilidad que ya tenia ante Dios, por una orden directa de Él, así que se dispuso a huir de Dios…

“ Pero Jonás se levanto para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a jope, y halló una Nave que partía a Tarsis, y pagando su pasaje, entro en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová”

Jonás 1: 3

Pensó Jonás que podía huir de la presencia de Dios, pero sabemos que eso no es posible ya que Dios esta en todos lados, es Omnipresente, o sea que él Puede estar en todos lados.

Solo le quedaba obedecer a Dios porque él le había indicado a Jonás que fuera a Nínive y tenemos que entender que cuando Dios nos manda a hacer algo o hablar a alguien o a algunos, es porque Dios sabe que esa o esas personas tienen necesidad de sanar su corazón. Y tienen también el derecho de escuchar a Dios por medio de nosotros y no morir en sus pecados, así que Dios por eso mandó a Jonás a Nínive, porque ahí había necesidad de Dios. Aunque Jonás veía el peligro de “pregonar” en ese lugar la voz de Dios.

Así nosotros debemos de hacer lo que Dios nos indique, porque sino obedecemos a Dios, estaremos entrando en un estado de “tristeza inconsciente” que nos puede llevara a depresión espiritual y esto, también nos puede llevar a que nos desconectemos de la gloria de Dios y su poder. Pues cuando predicamos nuestro espíritu se fortalece.

Las circunstancias que Dios permite que veamos, si no obedecemos a veces son tan claras que nos deslumbran y creemos que “no es de Dios” esa señal y nos ponemos todavía a querer no escuchar, mira:

“Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande, que se pensó que se partiría la nave. Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios, y echaron al mar los enceres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir.”

Jonás 1: 5

Al ver la señal de Dios, los marineros tenían miedo de lo que veían, pero aun así comenzaron a confiar en su “dios” porque como dice la escritura, cada uno invocaba a un dios distinto, y yo creo que como clamaban a muchos dioses, el de cada uno, ni los oía, porque la tempestad no se calmaba, hasta el punto que decidieron comenzar a “deshacerse del peso” que les estorbaba para que se “salvaran” de hundirse. ¿ Cuantas veces has tratado de desasearte de algo, creyendo que eso te librara de la muerte? Sí, algo así como: “bueno desecho de mí este pantalón, porque la ultima vez que lo use, me asaltaron… y no es el pantalón sino tu condición, y así, el hombre piensa que deshacerse de cosas naturales, evitara que sé “hunda el barco” y yo creo que debemos de aprender a deshacernos de las cosas espirituales para evitar que nos hundamos en la muerte y el pecado, así tires y tires cosas, sino renunciamos a las cosas espirituales que nos provocarán hundimiento seguro que nos hundiremos, tanto así lo vio el encargado de la nave , que aunque ya habían echado el lastre al mar, o sea lo que pesaba, la nave seguía en proceso de hundirse.

Y el que tenia que preocuparse por las vidas y su vida, se fue a dormir… ¿cuántas veces, también has creído que él irte a dormir permitirá que las cosas se arreglen? Pues a veces la gente piensa que con dormir, se desaparecerán “milagrosamente” los problemas, !Eso no es verdad! Pues la palabra dice que: Despiértate tu que duermes!!, Y yo creo que Jonás no estaba en una situación tan tranquila que ameritara irse a dormir para descansar, sino más bien se fue a dormir para “olvidarse” de Dios y su orden y quizás, hasta conformarse con su muerte… !!! Yo creo que eso es cobardía!!! Pues tenemos que enfrentar la situación para poder crecer, y afrontarla para poder ver la gloria de Dios *****plida en nuestras vidas.


Pues a mas oposición veremos mas la gloria del Espíritu santo manifestada en nuestra vida. Así que el encargado del barco al ver que no sucedía nada, fue a buscar a Jonás que cómodamente se encontraba dormido abajo en el barco y le dijo:

¿ Que tienes, dormilón?
Jonás: 1:6

Porque no le dijo: ¡Despiértate, dormilón, ¿qué no-vez que nos hundimos y tu dormidote?! Pues el encargado del barco seguramente ya había notado algo mas en Jonás, no sabemos que cara tendría, de angustia, de dolor, de ansiedad, porque por eso le dijo el encargado del barco a Jonás de esta manera: ¿ Qué tienes, dormilón? Y cuantas veces algún incrédulo, te dice: ¿Porque estas triste y preocupado? ¿Por qué actúas de esa forma? ¿Por qué dices que confié y tu no confías? ¿Por qué me dices vicioso y tu también lo eres?

Con esta actitud Jonás no podría ayudar en el barco, ni nosotros podemos ayudar a alguien sino hemos estado orando antes, o confiando en Dios, o estar bien cimentados y con fe, si pretendemos que el “barco” no se hunda, nosotros debemos primero estar bien firmes en la Roca, no tirar de nuestra vida “enceres pesados” que creemos que al echarlos por la borda, las cosas o la tormenta no nos hará daño, bien sabemos que tenemos que hacer para que no se “hunda” nuestro “barco”, no sumergirnos en la “depresión” o en la angustia que esas situaciones nos dan sueño, debemos levantarnos y esforzarnos, no esperar que los de nuestro alrededor los que todavía no creen en la palabra nos digan como el Encargado del barco le dijo a Jonás:

“Levántate, y clama a tu Dios; quizás él tendrá compasión de nosotros, y no pereceremos.”

Jonás 1:6 b

Que tremenda lección encontramos aquí:

El encargado del barco le dice a Jonás “levántate” siendo que el cómo profeta debía estar levantado, pero la condición de su corazón no estaba lista para recibir la orden de Dios, y el no obedecer le llevo a esta situación de estar “tirado”. Condición en la que se encuentra la gente que esta en pecado y no obedece a Dios.

Clama a tu Dios: Le dice el encargado, que el sabia de Dios, ya que sabia que si Jonás clamaba a Dios, lo escucharía y saldrían de esta situación, no debes de dejar que, otros conociendo tu fe, te digan que debes clamar a Dios para que arregles tú situación, mejor obedece, clama a Dios y te responderá, pues no debes de dejar tampoco que la situación por tremenda que se vea, te quite la relación con Dios que llevas y te quiera terminar y arrasar, como la tormenta que quería tragarse a Jonás.

Quizás él tenga compasión de nosotros, y no pereceremos: esto si que me parte el corazón, Jonás estaba teniendo compasión de el mismo, ya que se “tiró en la depre” y se acariciaba y sé decía: “Pobre de mí, Dios quiere que vaya a Nínive y proclame y, seguramente me maten…” él sé auto compadecía por su situación y a la vez no podía ver el tremendo espanto que estaban pasando los que iban en ese barco, y nuevamente el encargado del barco, le da una lección tremenda, “Quizás él tenga compasión de nosotros y no pereceremos” este hombre veía el egoísmo de Jonás, y le pidió a Jonás algo que Jonás debía haber echo desde que empezó su “tormenta”, clamar a Dios porque Dios si sentía misericordia sobre esos hombres, y Jonás no. Debemos sentir misericordia por la gente que esta en tormentas, pues ellos muchas veces no saben pedir y clamar a Dios, como lo sabes hacer tú y yo, no hay que esperar a que se ahoguen en su tormenta o que nos supliquen que clamemos a Dios para que les ayude a salir esas tormentas, y que perezcan en medio de ellas, Tu y yo podemos evitarles mucho sufrimiento. ¿Cómo? ¡Clamando a Dios por sus vidas!
La palabra de Dios menciona que Jonás finalmente obedeció, además que aquellos hombres temieron a Jehová, clamando ellos mismos a Jehová, cuando echaron a Jonás al agua, fue como se calmo la tempestad y se salvaron, Cuándo entramos en una tormenta, creemos que Dios no nos escucha, además creemos que llego nuestro fin, o que nunca saldremos de esa tormenta, pero Dios es sabio y sabe porque estamos en esa situación, asi que en todo momento hay que obedecer Dios.

Mira: Cuando pasamos por fuego, es porque nos falta madurar en algo, sabes que somos esas vasijas de barro que Dios formo, y El sabe que nos falta:

Es la vasija de barro numero 3,334,166 y es un poco necia, así que muestra unas pequeñas aberturas por donde se esta saliendo “La Gracia”, entonces el Alfarero ve que necesita ser reparada y Zas! Le mete un Varazo, y ve que se quebranta, pero no se corrige, así que va para el fuego nuevamente, y de nuevo, Zas! Otro Varazo, esta vez parece que ya esta lista, le mete de nuevo otro varazo y que ¿crees? Ya canta, esto es señal de que esta lista para llevar la “Gracia y Misericordia” de Dios a todos lados sin derramarla y Cantar la Gloria de Dios a los hombres, esto es Reconciliación.

Así es con el “Barro” natural, el Alfarero se dedica a “ Moldear la figura que esta en su Mente y en su Corazón crear, ya elaborada la “Figura” con todas las características que El Alfarero decidió en su Corazón compartirle a la “Figura” , la pone a “Prueba” golpeándola enérgicamente, pero a la vez suavemente para no dañarla y llegar a romperla, esto para ver si resistirá el no quebrantarse fácilmente, y poder dar un “Buen Servicio” a la gente que la use, sino “Canta” no esta lista todavía, y hay que introducirla nuevamente en el Horno de fuego, para que “Tome Cuerpo” El Alfarero la sacara nuevamente y hará lo mismo, con el mismo cuidado y El Alfarero al darle el varazo, esta vez< escucha que la vasija de barro “canta” , está CREACIÓN Ahora sí Esta lista para servir a la Gente!

Repite conmigo!


Padre en esta hora yo te recibo en mi corazón como mi Señor y Salvador, renuncio a todo pacto con el diblo de idolatría, y declaro perpetua confusión en mi vida de todo pacto conciente o inconsciente, con las huestes de maldad y declaro que sobrenaturalmente, mi vida cambiará para solo darte a Ti la Gloria y honra, en el Nombre que es sobre todo Nombre, El nombre de Jesús, Amen!!!!


Ministerio mundial Maranatha. Raymundo Pérez Cabrera
Líder del ministerio de Niños.

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!