Las aventuras de los hermanos García


Autor:
Irene Hernández

Edades:
Todas las edades

Javi García y Laura García eran dos hermanos que siempre se divertían muchísimo haciendo planes juntos.

– ¡Hoy vamos al río a bañarnos! – decía Javi
– ¡Vale y después nos vamos de acampada! – contestaba Laura.

Y así fue. Ese día se fueron al río y, después, organizaron una acampada con tienda de campaña y sacos de dormir y hasta se llevaron unas cuerdas para columpiarse en los árboles.

Cuando llegaron ataron las cuerdas a una rama de un árbol y montaron su columpio. Pero cuando Laura empezó a balancearse, notó que el columpio era muy inestable:
– ¡Javi ayúdame, creo que me caigoooooo! – gritó Laura.

Laura cayó al suelo de golpe, la rama del árbol le cayó encima y, de repente, los dos vieron como un montón de pajarillos salían volando muy asustados.

– ¡Mira! ¡En la rama había un montón de nidos de pájaros! – dijo Javi.
– ¡Un momento! ¡En ese nido hay un huevo y seguro que tiene dentro un bebé pájaro! – le dijo Laura.

Los dos cogieron el nido con el huevo y lo taparon para que estuviera calentito.

– ¿Y ahora qué hacemos? ¿Y si nace el pajarito y no está su mamá? – preguntó muy preocupada Laura.
– Ya sé. ¡Busquemos a su familia!– respondió Javi.

Los dos empezaron a buscar a los papás, pero no conseguían encontrarlos.

– ¿Qué andáis buscando? – les preguntó una ardilla.

Los niños, alucinados con que el animalillo hablara, le explicaron lo que había pasado y la ardilla pensó un plan.

– Tenéis que traer un montón de pan. Si hacemos miguitas de pan y las dejamos cerca del huevo, los pájaros vendrán a comer – les dijo.

Javi y Laura se fueron a por pan a casa de su amiga Silvia y los tres con la ayuda de la ardilla pusieron algunas miguitas alrededor del huevo y guardaron un montón de pan en unos arbustos.

En un ratito, aquello estaba lleno de pájaros comiendo y la ardilla, que era muy lista, silbó muy fuerte y llamó la atención de todos:
– Amiguitos, ¡tenemos aquí un huevo que se ha quedado huérfano! ¡Si nos ayudáis a buscar a su familia os daremos un montón de pan!

Todos los pájaros se echaron de inmediato a volar hasta hasta que aparecieron los papás del huevo. La mamá pájaro se colocó encima del huevito en cuanto lo vio y, mientras todos los demás pájaros comían pan, Javi, Laura, Silvia y la ardilla vieron ante sus propios ojos cómo nacía el bebé pájaro.

Fue maravilloso ver como el pequeñín había nacido bien a pesar del golpe. Después de aquello Javi y Laura se prometieron ser aún más cuidadosos cuando fuesen al campo ya que por nada del mundo querían volver poner en peligro a los animalillos que vivían allí.

Twittear

Puntuación media: 8,2 (52 votos)

Tu puntuación:

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!