Reflexiones Cristianas

La cara oculta de la pelota


¡Qué lindo es verla juguetear en esa alfombra verde. Cuando es acariciada por piernas hábiles y fuertes. Cuando la hacen volar por los vientos y


———————————————————————————————————-

¡Qué lindo es verla juguetear en esa alfombra verde. Cuando es acariciada por piernas hábiles y fuertes. Cuando la hacen volar por los vientos y se pierde fuera del campo. O cuando la cabecean al ángulo y la vemos caer en cámara lenta y girar inflando la red.!
¡Qué lindo es cuando en esos primeros planos, la muestran brillosa y bonita
Se parece al más preciado de los juguetes del mundo, de grandes y niños.
Todos la piden, todos la acarician, todos la miran, más de 20 cámaras de TV la persiguen.
En el campo de juego, la necesitan, la rechazan apurados o la duermen en el pecho. En la mente de los estrategas se convierte en instrumento de obsesión y desvelo. Cuando cae en la tribuna se pelean por siquiera tocarla un instante y devolverla al juego.
-Ay si pudiera llevármela a casa-. Pero el arbitro se cuida de ponerla bajo su brazo, dando por finalizado el juego. Los periodistas escriben ríos de tinta o billones de caracteres, y se esfuerzan por ser creativos en el análisis de sus travesuras.
Cuando ingresa al arco produce un delirio en algunos y una bronca frustrada en otros. ¨¿De dónde vienes? Fetiche incomparable de un mundo distraído y necesitado de escapismos. ¿Quien te creó?, ¿Quién te hace y quién te vende? Pelota, balón, esférico, bola, fútbol, fobal, redonda, ball, globa, o cómo te llamen.
Tal vez si pudiera saber tu origen me daría cuenta del misterio de tu cara oculta que nadie puede ver. O que nadie quiere ver. ¿Quién sos
vieja?….

Me imagino que si pudiera hablar, que si Dios le diera palabra y vida (con el debido respeto, por quien es la Palabra y la Vida, se entiende, no?)
Desde una vidriera cualquiera, de un Shopping cualquiera en el mundo, colgada de un hilo de nylon, aburrida, rodeada de camisetas y zapatos, toda pintada y cubierta delicadamente de una película de plástico, para que no se moje -cual niño rico- y con alguna marca multinacional en la frente: Adidas, Nike, Reebok, Topper, Fila, Panter, Rainha, Penalty, Mitre, Puma, Cubilla o qué se yo que otra
porquería más! Nos diría….

-Acá me tenés, mirá lo que me hicieron. A mí, que me gusta ser la sonrisa y la pasión de los pibes y la muchachada del barrio, que nací en el potrero, y me gusta estar embarrada y ensuciar guardapolvos escolares. Que he sido vejiga, medias de la vieja, cuero duro y tiento o goma saltarina. Acá estoy. Esto hicieron de mi…

Un objeto más del mercado. Hasta Merchandaising -o que sé yo como diablos- me llaman y me insultan a veces. Me disfrazaron, me pusieron marca, como a los animales. Me ponen en la vidriera y me ponen un precio tan alto que solo algunos gorditos ricos y troncos me pueden comprar, para dejarme olvidado junto al bate de beisbol y algunos restos de papa frita de Mc Donalds. Mientras la muchachada me mira de reojo en la vidriera, ensuciando los vidrios de mocos y lágrimas. Lo más triste es que afanan a la gente. Me cobran 70, hasta 100 dólares. Para que quiero valer tanto, si no sirvo para nada.
Y lo mas triste viejo, vos que preguntas de donde vengo, y te quedas embobado mirándome por la TV satelital en el mundial, vos que miras como los dirigentes de traje y corbata se llenan los bolsillos vendiendo gente y vendiendo derechos que son de todos. Lo más triste es que los que se adueñaron de mi, me mandan a fabricar en casitas miserables del tercer mundo, porque así salgo más barata de costo. Yo nací en África, o en el Sudeste asiático o en América latina. Nací de las manos de niños explotados, que se rompen las manitos cosiéndome o formándome pedazo a pedazo, nací de manos de madres pobres, que en sus talleres cosen mágica pero penosamente, la ropa y el juguete del mundo «globalizado» como lo llaman.
Te podes fijar, y en algún lugar del lomo mío o de alguna etiqueta vas a ver el signo del progreso moderno y globalizado. En algunos dice: Made in Vietnam, o Made in Thailandia, o Made in Indonesia, o Made in Poor of the World…..
Pero te digo que ya no aguanto más tanta fama, que a veces me dan ganas de darme vuelta o desinflarme, y que en el medio de la final de la Copa del Mundo se vea esa otra cara mía, para que los millones de telespectadores que me idolatran y se emocionan conmigo, vean que del otro lado……..estoy llorando.

Rubén Yennerich – 14 de Junio de 1998 (pleno Mundial de Francia)

Nota: Tal vez puede servir como disparador para un estudio bíblico con los grupos de jóvenes (Isaías 29:9-24 Isaías 44: 9-20) o inspiración para un sermón, o tal vez sea tan solo una oración de confesión de mis pecados

También te puede interesar:
La verdadera espiritualidad

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!

Leave a Comment