Familia

Cuando el dinero falta, es fácil tener problemas. ¿Cómo superarlo?

Nos adentramos a un tema bastante complejo, pues si bien hoy día en una relación ambos trabajan, tienen ocupaciones diferenciadas, son profesionales y tienen sus ingresos cada uno por su lado, es necesario hacer bien los cálculos para distribuir los gastos en la casa, entonces nos preguntamos cómo usamos el dinero, aunque no basta solo con preguntarse, lo lógico sería conversar y llegar a un acuerdo razonable, y en caso de que sea solo una de las partes la que aporte, de igual manera es beneficioso para ambos saber cómo distribuirán ese dinero para cubrir las necesidades básicas del hogar.

Ambos aportamos en la casa


Cada hogar es un mundo diferente, cada uno tiene una rutina diferente, un manejo variado, costumbres y valores no iguales al resto. Cada uno tiene uno administración diferente, tal vez en un hogar el hombre quiera gastar una menor parte en cosas para la casa y la mayor parte para las distracciones y la mujer opta por gastar más en la casa que fuera de ella, entonces si no existe un dialogo y acuerdo entre ellos, resulta difícil llevar una buena administración. El plan y la estrategia se basa en una conversación coherente entre ambos y sobre todo con mucha honestidad, cuando estás en una relación casi no existe o no debería practicarse aquello de “esto es lo mío” y hago lo que quiero con él, o “aquello es lo tuyo” tú sabrás que hacer con eso.
De hecho y en la mayoría de los casos nunca se coincide con los mismos ingresos, a veces él gana más, ella menos o viceversa, por eso la distribución debe ser equitativa y justa de acuerdo a los gastos y las ganancias, eso solo se puede lograr con una conversación madura entre ambos.

Vivir en pareja y compartir los gastos


Cuando iniciamos la vida en pareja, tomamos esa decisión porque encontramos a la persona con quien compartimos los mismos intereses, esto genera en ambos el deseo de crecer juntos, de construir juntos no solo el amor, sino todo aquello que contribuya en positivo para ambos, esto se trata también de compartir sueños, responsabilidades, proyectos y generar juntos ingresos que les ayuden a crecer.
Es recomendable como parejas tener un anotador, donde puedan dejar por escrito todo aquello que desean lograr juntos y lo que ambos desean invertir para alcanzarlo. Una agenda será siempre un recordatorio útil y práctico para llevar un buen manejo de los gastos y los propósitos.
En ocasiones se verán las diferencias, pues tal vez el hombre quiera comprar algún artefacto para el auto y ella quiera ahorrar ese dinero, entonces ambos deberán ser mediadores y consensuar la decisión, obvio deben optar por lo que les parezca es una prioridad.
Cuando es el momento de darse el gusto


Cuando están comenzando la relación cuesta un poco más darse los gustos, pero ojo con eso, compartir, usar un ahorro para salir de vez en cuando con la pareja, no es un gasto, es más bien una inversión, justa y necesaria para no caer en la rutina y avivar siempre la pasión.
Para aquellos que llevan más tiempo en la relación, ya saben cuándo algo es prioridad o no es necesario, entonces siempre es bueno compartir los planes de gasto y llegar a un consenso para la toma de decisiones, establecer la forma de los gastos de la casa, aunque esto sea variable, es muy necesario, pero ustedes deben elegir aquel método que mejor les parezca y con el que se sientan más cómodos de manera que el plan de gastos resulte.
Es conveniente conversar sobre los ingresos por lo menos una vez en la semana, ponerse de acuerdo en los próximos gastos, en alguna inversión, compartir juntos y construir juntos la finanza del hogar. Eso podrían hacerlo compartiendo una merienda, una cena o un encuentro de a dos. Entonces lleven la conversación de un estado de finanza a un encuentro grato entre los dos, esa práctica les unirá mucho más y les ayudará a construir la relación.
Es bueno también tener en cuenta el trabajo que realizan ambos para mantener una economía estable dentro del hogar, elogiar siempre a la pareja es una motivación extra que los hará crecer. El éxito también radica en nunca tomar decisiones financieras sin consultar al otro, recuerden siempre que son un equipo, no usar el dinero como un aliado al poder o para controlar a la pareja, el acuerdo es mutuo, las decisiones también.

No ocultar ni el más mínimo detalle


Erradicar los secretos, son muchos y muy conocidos los casos donde la mujer no sabe cuánto gana el marido y el marido ni por asomo conoce de los ingresos de su mujer, esto definitivamente no corresponde a una construcción financiera de la pareja. Los hombres que no comparten con sus esposas el monto de su ingreso, en la mayoría de los casos no lo hacen por el temor de que su pareja exija más o pida más, mientras que las esposas no cuentan de sus ingresos, pues el hombre al darse por enterado ya no compartirá con ellas de su ganancia, este tipo de casos se da en toda Latinoamérica, es una constante en la mayoría de los matrimonios, también es una causa común de varias separaciones o divorcios.


Para poder construir una finanza sólida como pareja en primer lugar es ponerse de acuerdo entre ambos, declarar todo lo que ingresa en la casa y distribuir los gastos de acuerdo a como les convenga, saber que el hombre es el que debe proveer y proteger a los de su casa no quita que la esposa lo ayude para poder salir adelante juntos, tener una cuenta compartida es buena opción para muchas parejas que buscan crecer juntos, que comparten sueños y tienen proyectos que desean concretar juntos.

Reconocer que se puede lograr un acuerdo y saber cómo usar el dinero en la casa es el primer gran paso, muchas parejas lo han logrado, muchas están a tiempo de intentarlo, muchas podrían llegar a un éxito financiero en común acuerdo con sus parejas.

Cuando el dinero falta, es fácil tener problemas. ¿Cómo superarlo?
Vota

También te puede interesar