Como bajar la presión alta rápido en casa

Como bajar la presión alta rápido en casa
Como bajar la presión alta rápido en casa

¿Qué causa la presión arterial alta?

Como bajar la presión alta rápido en casa!. La presión arterial alta puede tener una variedad de causas, incluyendo:

  • genética
  • mala DIETA
  • falta de ejercicio
  • alcohol
  • algunos medicamentos

Su riesgo también aumenta con la edad. A medida que uno envejece, las paredes de las arterias pierden su elasticidad.

Si usted tiene presión arterial alta por causas desconocidas, se llama hipertensión esencial o primaria. La hipertensión secundaria ocurre si su hipertensión es causada por una condición médica, como enfermedad renal.

Reduzca su presión arterial de la noche a la mañana!

Toma un trago de pimienta de cayena.

La cayena abre los vasos sanguíneos y ayuda a aumentar el flujo sanguíneo. Esto disminuye la presión arterial de forma natural, al aumentar la velocidad a la que la sangre fluye a través de su sistema.

Fácil de arreglar: Mezcle media cucharadita de cayena en un vaso de agua tibia y miel cada mañana. Esto no sólo es bueno para la presión arterial, sino que también ayuda a preparar su estómago para la digestión durante el resto del día.

Toma un aceite omega-3.

La proporción de Omega 6:3 es importante. Muchos de nosotros tenemos demasiado omega-6 en nuestra dieta, que es lo que ha causado la locura de los omega-3. El aceite vegetal refinado es uno de los principales culpables, y se encuentra en casi todos los alimentos procesados, e incluso en algunos jugos de naranja.

Debido a que tenemos demasiado omega-6 en nuestros sistemas, necesitamos compensarlo tomando alguna forma de aceite omega-3. La disminución de la ingesta de alimentos procesados tendrá un efecto similar.

Fácil de arreglar: Una cucharadita de aceite de omega-3 (aceite de linaza, aceite de nuez o, con mucho, la mejor opción, aceite de krill) cada noche hace más que sólo equilibrar sus raciones de omega: ayuda a desensibilizar sus receptores de insulina, promueve el rejuvenecimiento celular y un sueño saludable, y le ayudará a despertarse sintiéndose fresco y vivo.

Deja la soda.

Una botella de 12 onzas de refresco contiene aproximadamente 40 gramos de fructosa, uno de los principales factores de riesgo de presión arterial alta en Norteamérica. Consumir 74 o más gramos de fructosa al día aumenta su riesgo de presión arterial alta en un 77 por ciento.

Para las personas que están acostumbradas a beber una o dos latas de refresco al día, cortar el pop puede tener un efecto dramático en la presión arterial, e incluso eliminar el problema por completo.

Fácil de arreglar: Cambie a agua de coco. Es una bebida súper dulce y satisfactoria, y se ha demostrado que todos esos electrolitos adicionales reducen la presión arterial. Si usted está acostumbrado a tomar varios refrescos al día, además de jugo de fruta y otras bebidas procesadas, trate de eliminar por lo menos uno al día y sustituirlo por agua de coco.

Toma vinagre de manzana.

Además de reducir la presión arterial casi de la noche a la mañana, el vinagre de sidra de manzana tiene una miríada de beneficios adicionales. El vinagre de sidra de manzana ayuda con la indigestión, especialmente si usted sufre de diarrea.

También alivia el dolor de garganta, cura el hipo instantáneamente y reduce el colesterol. Lo más importante es que ayuda a perder peso al mejorar el metabolismo y reducir la retención de agua, y un peso saludable es la clave para normalizar la presión arterial.

Fácil de arreglar: Tres cucharaditas al día de vinagre de sidra de manzana pueden reducir significativamente su presión arterial en una semana. Si el sabor es demasiado, mézclalo con un poco de agua tibia o añádelo a tu bebida favorita (siempre y cuando no sea una soda azucarada).

Reduzca el consumo de alimentos procesados.

Casi todos los alimentos procesados contienen grandes cantidades de fructosa, especialmente las bebidas de frutas o cualquier producto con sabor a frutas. La fructosa se esconde por todo el supermercado, incluso en los lugares más insólitos: carnes procesadas, panes, salsas para pasta y aderezos. A las cadenas de comida rápida les encanta la fructosa. Lo único que les gusta más es el aceite vegetal.

Fácil de arreglar: Si eliminar todos los alimentos procesados se siente como un salto demasiado grande, comience a leer la información nutricional y vuelva a poner cualquier cosa que contenga jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, aceite vegetal o aceite de canola.

Añadir ajo a todo.

Si usted ya está sufriendo de presión arterial alta, comer ajo regularmente puede reducir su presión arterial en aproximadamente 20 puntos, o 10 a 15 por ciento. Cuando el ajo se tritura, libera alicina, que disminuye la presión arterial y actúa como un antiinflamatorio natural.

Asegúrese de dejar reposar el ajo durante unos 15 minutos después de picarlo o aplastarlo, para permitir que la alicina se libere. Cocine a baja temperatura para obtener el máximo beneficio, ya que una temperatura alta matará muchas de las propiedades curativas del ajo.

Fácil de arreglar: Tome cápsulas de ajo si no le gusta el sabor del ajo, o si no soporta tener aliento a ajo. Las cápsulas de ajo son tan efectivas como las de verdad, y a veces más si tiene el hábito de cocinar demasiado o no le da tiempo a la alicina para que se libere.

Aquí hay 17 maneras efectivas de reducir sus niveles de presión arterial:

1. Aumentar la actividad y hacer más ejercicio

En un estudio de 2013, los adultos mayores sedentarios que participaron en entrenamiento con ejercicios aeróbicos redujeron su presión arterial en un promedio de 3.9 por ciento sistólica y 4.5 por ciento diastólica (4). Estos resultados son tan buenos como algunos medicamentos para la presión arterial.

A medida que usted aumenta regularmente su ritmo cardíaco y respiratorio, con el tiempo su corazón se fortalece y bombea con menos esfuerzo. Esto pone menos presión en sus arterias y baja su presión arterial.

¿Cuánta actividad debe esforzarse? Un informe de 2013 del Colegio Americano de Cardiología (ACC) y la Asociación Americana del Corazón (AHA) aconseja actividad física de intensidad moderada a vigorosa durante sesiones de 40 minutos, de tres a cuatro veces por semana (5).

Si encontrar 40 minutos a la vez es un desafío, todavía puede haber beneficios cuando el tiempo se divide en tres o cuatro segmentos de 10 a 15 minutos a lo largo del día (6).

El American College of Sports Medicine (ACSM) hace recomendaciones similares (7).

Pero no tienes que correr maratones. Aumentar su nivel de actividad puede ser tan simple como:

  1. usando las escaleras
  2. caminar en lugar de conducir
  3. realización de tareas domésticas
    de jardinería
  4. a dar un paseo en bicicleta
  5. practicar un deporte de equipo

Simplemente hágalo regularmente y trabaje hasta por lo menos media hora al día de actividad moderada.

Un ejemplo de actividad moderada que puede tener grandes resultados es el tai chi. Una revisión de 2017 sobre los efectos del tai chi y la presión arterial alta muestra un promedio general de una caída de 15.6 mm Hg en la presión arterial sistólica y una caída de 10.7 mm Hg en la presión arterial diastólica, en comparación con las personas que no hicieron nada de ejercicio (8).

Una revisión de 2014 sobre el ejercicio y la reducción de la presión arterial encontró que hay muchas combinaciones de ejercicio que pueden reducir la presión arterial. El ejercicio aeróbico, el entrenamiento de resistencia, el entrenamiento de intervalos de alta intensidad, los períodos cortos de ejercicio a lo largo del día o caminar 10,000 pasos al día pueden reducir la presión arterial (9).

Los estudios en curso siguen sugiriendo que todavía existen beneficios incluso para la actividad física ligera, especialmente en adultos mayores (10).

2. Bajar de peso si tiene sobrepeso

Si usted tiene sobrepeso, perder de 5 a 10 libras puede reducir su presión arterial. Además, reducirá el riesgo de otros problemas médicos.

Una revisión de 2016 de varios estudios informó que las dietas para perder peso redujeron la presión arterial en un promedio de 3.2 mm Hg diastólica y 4.5 mm Hg sistólica (11).

3. Reducir el consumo de azúcar y carbohidratos refinados

Muchos estudios científicos muestran que restringir el azúcar y los carbohidratos refinados puede ayudarle a perder peso y reducir su presión arterial.

Un estudio realizado en 2010 comparó una dieta baja en carbohidratos con una dieta baja en grasas. La dieta baja en grasa incluía un medicamento dietético. Ambas dietas produjeron pérdida de peso, pero la dieta baja en carbohidratos fue mucho más efectiva para reducir la presión arterial.

La dieta baja en carbohidratos redujo la presión arterial en 4.5 mm Hg diastólica y 5.9 mm Hg sistólica. La dieta de bajo contenido graso más el fármaco dietético redujo la presión arterial en sólo 0,4 mm Hg diastólica y 1,5 mm Hg sistólica (12).

Un análisis de 2012 de las dietas bajas en carbohidratos y el riesgo de enfermedades cardíacas encontró que estas dietas reducían la presión arterial en un promedio de 3.10 mm Hg diastólica y 4.81 mm Hg sistólica (13).

Otro efecto secundario de una dieta baja en carbohidratos y azúcar es que usted se siente más lleno por más tiempo, debido a que está consumiendo más proteína y grasa.

4. Coma más potasio y menos sodio

Aumentar su consumo de potasio y reducir la sal también puede reducir su presión arterial (14).

El potasio es un doble ganador: Disminuye los efectos de la sal en su sistema, y también alivia la tensión en sus vasos sanguíneos. Sin embargo, las dietas ricas en potasio pueden ser dañinas para las personas con enfermedad renal, así que hable con su médico antes de aumentar su consumo de potasio.

Es fácil comer más potasio – así que muchos alimentos son naturalmente altos en potasio.

Tenga en cuenta que las personas responden a la sal de manera diferente. Algunas personas son sensibles a la sal, lo que significa que un mayor consumo de sal aumenta su presión arterial. Otros son insensibles a la sal. Pueden tener un alto consumo de sal y excretarla en su orina sin elevar su presión arterial (15).

Los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) recomiendan reducir el consumo de sal mediante la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension) (16). La dieta DASH enfatiza:

  1. alimentos bajos en sodio
  2. frutas y verduras
  3. lácteos bajos en grasa
  4. cereales integrales
  5. pescado
  6. pollo
  7. frijoles
  8. menos dulces y carnes rojas

5. Coma menos alimentos procesados

La mayor parte de la sal adicional en su dieta proviene de alimentos procesados y alimentos de restaurantes, no de su salero en casa (17). Los artículos populares altos en sal incluyen carnes frías, sopa enlatada, pizza, papas fritas y otros bocadillos procesados.

Los alimentos etiquetados como «bajos en grasa» suelen tener un alto contenido de sal y azúcar para compensar la pérdida de grasa. La grasa es lo que le da sabor a los alimentos y lo hace sentir lleno.

Reducir la cantidad de alimentos procesados, o mejor aún, eliminarlos, le ayudará a comer menos sal, menos azúcar y menos carbohidratos refinados. Todo esto puede resultar en una presión arterial más baja.

Haga una práctica para revisar las etiquetas. De acuerdo con la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), un listado de sodio del 5 por ciento o menos en la etiqueta de un alimento se considera bajo, mientras que el 20 por ciento o más se considera alto (17).

6. Deje de fumar

Dejar de fumar es bueno para su salud general. Fumar causa un aumento inmediato pero temporal de la presión arterial y un aumento de la frecuencia cardíaca (18).

A largo plazo, las sustancias químicas del tabaco pueden aumentar la presión arterial al dañar las paredes de los vasos sanguíneos, causar inflamación y estrechar las arterias. Las arterias endurecidas causan presión arterial más alta.

Las sustancias químicas en el tabaco pueden afectar sus vasos sanguíneos incluso si usted está cerca del humo de segunda mano. Un estudio mostró que los niños alrededor del humo de segunda mano en el hogar tenían una presión arterial más alta que los de los hogares de no fumadores (19).

7. Reducir el exceso de estrés

Vivimos en tiempos estresantes. Las exigencias del lugar de trabajo y de la familia, la política nacional e internacional – todas ellas contribuyen al estrés. Encontrar maneras de reducir su propio estrés es importante para su salud y su presión arterial.

Hay muchas maneras diferentes de aliviar con éxito el estrés, así que encuentre lo que funciona para usted. Practique la respiración profunda, salga a caminar, lea un libro o vea una comedia.

También se ha demostrado que escuchar música diariamente reduce la presión arterial sistólica (20). Un estudio reciente de 20 años demostró que el uso regular de la sauna redujo la muerte por eventos relacionados con el corazón (21). Y un pequeño estudio ha demostrado que la acupuntura puede reducir tanto la presión arterial sistólica como la diastólica (22).

También te puede interesar:  Vitaminas y minerales para regenerar las células

8. Pruebe la meditación o el yoga

La atención y la meditación, incluida la meditación trascendental, se han utilizado -y estudiado- desde hace mucho tiempo como métodos para reducir el estrés. Un estudio del 2012 señala que un programa universitario en Massachusetts ha tenido más de 19,000 personas participando en un programa de meditación y atención para reducir el estrés (23).

El yoga, que comúnmente involucra control de la respiración, postura y técnicas de meditación, también puede ser efectivo para reducir el estrés y la presión arterial.

Una revisión de 2013 sobre el yoga y la presión arterial encontró una disminución promedio de la presión arterial de 3,62 mm Hg diastólica y 4,17 mm Hg sistólica en comparación con los que no hicieron ejercicio. Los estudios de prácticas de yoga que incluyeron control de la respiración, posturas y meditación fueron casi dos veces más efectivos que las prácticas de yoga que no incluyeron estos tres elementos (24).

9. Come un poco de chocolate negro

Sí, amantes del chocolate: Se ha demostrado que el chocolate negro reduce la presión arterial.

Pero el chocolate negro debe ser de 60 a 70 por ciento de cacao. Una revisión de estudios sobre el chocolate negro ha encontrado que comer uno o dos cuadrados de chocolate negro al día puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca al disminuir la presión arterial y la inflamación. Se cree que los beneficios provienen de los flavonoides presentes en el chocolate con más sólidos de cacao. Los flavonoides ayudan a dilatar o ensanchar los vasos sanguíneos (25).

Un estudio de 2010 de 14,310 personas encontró que los individuos sin hipertensión que comían más chocolate negro tenían presión arterial más baja en general que los que comían menos chocolate negro (26).

10. Pruebe estas hierbas medicinales

Las hierbas medicinales se han utilizado durante mucho tiempo en muchas culturas para tratar una variedad de dolencias.

Algunas hierbas incluso han demostrado que posiblemente reducen la presión arterial. Sin embargo, se necesita más investigación para identificar las dosis y componentes en las hierbas que son más útiles (27).

Siempre consulte con su médico o farmacéutico antes de tomar suplementos herbales. Pueden interferir con sus medicamentos recetados.

He aquí una lista parcial de plantas y hierbas que son utilizadas por culturas de todo el mundo para reducir la presión arterial:

frijol negro (Castanospermum australe)
uña de gato (Uncaria rhynchophylla)
jugo de apio (Apium graveolens)
Espino chino (Crataegus pinnatifida)
raíz de jengibre
tembleque gigante (Cuscuta reflexa)
Plantago indio (psyllium rubio)
corteza de pino marítimo (Pinus pinaster)
lirio de río (Crinum glaucum)
rosa silvestre (Hibiscus sabdariffa)
aceite de sésamo (Sesamum indicum)
extracto de tomate (Lycopersicon esculentum)
té (Camellia sinensis), especialmente té verde y té oolong
corteza de árbol paraguas (Musanga cecropioides)

11. Asegúrese de dormir bien y descansar.

Su presión arterial típicamente baja cuando usted está durmiendo. Si usted no duerme bien, puede afectar su presión arterial. Las personas que experimentan privación del sueño, especialmente las de mediana edad, tienen un mayor riesgo de hipertensión arterial (28).

Para algunas personas, dormir bien no es fácil. Hay muchas maneras de ayudarle a obtener un sueño reparador. Trate de establecer un horario regular de sueño, pasar tiempo relajándose por la noche, hacer ejercicio durante el día, evitar las siestas diurnas y hacer que su habitación sea cómoda (29).

El estudio nacional Sleep Heart Health Study encontró que dormir regularmente menos de 7 horas por noche y más de 9 horas por noche estaba asociado con una mayor prevalencia de hipertensión. Dormir regularmente menos de 5 horas por noche se relacionó con un riesgo significativo de hipertensión a largo plazo (30).

12. Coma ajo o tome suplementos de extracto de ajo

El ajo fresco o el extracto de ajo son ampliamente utilizados para reducir la presión arterial (27).

Según un estudio clínico, una preparación de extracto de ajo de liberación prolongada puede tener un efecto mayor sobre la presión arterial que las tabletas regulares de ajo en polvo (31).

Una revisión de 2012 observó un estudio de 87 personas con hipertensión que encontró una reducción diastólica de 6 mm Hg y una reducción sistólica de 12 mm Hg en quienes consumían ajo, en comparación con las personas sin tratamiento (32).

También te puede interesar:  Miopía: Factores de Riesgo, Síntomas y Diagnóstico

13. Coma alimentos saludables ricos en proteínas

Un estudio a largo plazo concluido en 2014 encontró que las personas que comían más proteínas tenían un menor riesgo de presión arterial alta. Para los que comían un promedio de 100 gramos de proteína al día, había un riesgo 40 por ciento menor de tener presión arterial alta que los que seguían una dieta baja en proteínas (33). Los que también agregaron fibra regular a su dieta vieron una reducción de hasta 60 por ciento en el riesgo.

Sin embargo, una dieta alta en proteínas puede no ser para todos. Las personas con enfermedad renal pueden necesitar tener precaución, así que hable con su médico.

Es bastante fácil consumir 100 gramos de proteína al día en la mayoría de los tipos de dietas.

Los alimentos ricos en proteínas incluyen:

pescado, como el salmón o el atún enlatado en el agua
óvulos
aves de corral, como las pechugas de pollo
carne de vacuno
frijoles y legumbres, como frijoles rojos y lentejas
nueces o mantequilla de nueces como la mantequilla de maní
garbanzos
queso, como el cheddar
Una porción de 3.5 onzas (oz.) de salmón puede contener hasta 22 gramos (g) de proteína, mientras que una porción de 3.5 onzas (oz.) de pechuga de pollo puede contener 30 g de proteína.

Con respecto a las opciones vegetarianas, una porción de media taza de la mayoría de los tipos de frijoles contiene de 7 a 10 g de proteína. Dos cucharadas de mantequilla de cacahuete aportarían 8 g (34).

14. Tome estos suplementos para reducir la presión arterial

Estos suplementos están fácilmente disponibles y han demostrado ser prometedores para reducir la presión arterial:

Ácidos grasos poliinsaturados Omega-3
Agregar ácidos grasos poliinsaturados omega-3 o aceite de pescado a su dieta puede tener muchos beneficios.

Un meta-análisis de aceite de pescado y presión arterial encontró una reducción media de la presión arterial en aquellos con presión arterial alta de 4.5 mm Hg sistólica y 3.0 mm Hg diastólica (35).

Proteína de suero
Este complejo proteico derivado de la leche puede tener varios beneficios para la salud, además de posiblemente reducir la presión arterial (36).

Magnesio
La deficiencia de magnesio está relacionada con una presión arterial más alta. Un meta-análisis encontró una pequeña reducción en la presión arterial con la suplementación de magnesio (37).

Coenzima Q10
En unos pocos estudios pequeños, el antioxidante CoQ10 redujo la presión arterial sistólica en 17 mm Hg y la diastólica hasta 10 mm Hg (38).

Citrulina
La L-citrulina oral es un precursor de la L-arginina en el cuerpo, un componente básico de la proteína, que puede reducir la presión arterial (39).

15. Beber menos alcohol

El alcohol puede elevar su presión arterial, incluso si usted está saludable.

Es importante beber con moderación. El alcohol puede elevar su presión arterial en 1 mm Hg por cada 10 gramos de alcohol consumido (40). Una bebida estándar contiene 14 gramos de alcohol.

¿Qué constituye una bebida estándar? Una cerveza de 12 onzas, 5 onzas de vino, o 1.5 onzas de licor destilado (41).

El consumo moderado de alcohol es de hasta un trago al día para las mujeres y de hasta dos tragos al día para los hombres (42).

16. Considere reducir el consumo de cafeína

La cafeína eleva la presión arterial, pero el efecto es temporal. Dura de 45 a 60 minutos y la reacción varía de individuo a individuo (43).

Algunas personas pueden ser más sensibles a la cafeína que otras. Si usted es sensible a la cafeína, es posible que desee reducir su consumo de café, o pruebe el café descafeinado.

La investigación sobre la cafeína, incluyendo sus beneficios para la salud, está en las noticias mucho. La decisión de recortar o no depende de muchos factores individuales.

Un estudio más antiguo indicó que el efecto de la cafeína sobre el aumento de la presión arterial es mayor si su presión arterial ya está alta. Este mismo estudio, sin embargo, requería más investigación sobre el tema (43).

17. Tomar medicamentos recetados

Si su presión arterial es muy alta o no disminuye después de hacer estos cambios en su estilo de vida, su médico puede recomendarle medicamentos recetados. Funcionan y mejorarán sus resultados a largo plazo, especialmente si usted tiene otros factores de riesgo (44). Sin embargo, puede tomar algún tiempo encontrar la combinación correcta de medicamentos.

¿Qué tan útil fue este articulo? - Compártelo!

Haga clic para calificar!

We are sorry that this post was not useful for you!

Let us improve this post!