Cristo Una oportunidad que hay que aprovechar

Bartimeo era ciego. Él estaba rogando al borde de la carretera, mientras que Jesús se acercaba, seguido de una gran multitud. Al enterarse de que Jesús pasaba, Bartimeo sabía de inmediato que se trataba de una oportunidad única, singular e inmediatamente gritó: “¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!” Muchos querían silenciarlo, pero él gritaba más fuerte: “¡Jesús, Jesús , ten misericordia de mí! “El maestro escuchó su voz insistente, se detuvo y lo sanó.

Para Bartimeo, el paso de Jesús a su lado era realmente una oportunidad que hay que aprovechar, una oportunidad que no se debe perder …. si haz llegado tarde o si te has quedado fuera por la multitud que quería que dejaras de gritar a Jesús no habrías tenido otra oportunidad, Jesús nunca se pasa delante de él porque se dirigía a Jerusalén, donde sería crucificado. Algunas oportunidades solo se presentan sólo una vez en la vida, así que tienes que agarrar a tiempo o sobre la marcha, como dicen.

Una oportunidad perdida es siempre una fuente de pesar. Tenemos que estar muy atentos a las llamadas de la gracia de Dios. Dios es paciente, pero pensamos que hay otras fechas o posibilidades de ser “salvado” puede llegar a ser fatal.El  tiempo es de Dios. La Palabra de Dios nos urge a encontrarnos con el Señor de inmediato, porque estamos perdidos. El encuentro con Jesús significa, ante todo, creer en su mensaje de salvación para la vida eterna. Cada invitación que se hace para ir al Señor siempre tiene un sentido de urgencia, ya que puede ser la última llamada y si nos descuidamos, puede ser la destrucción de vida.

“Hoy en día, si se oye su voz, no endurezcáis
TU CORAZÓN
porque hoy es el día de la gracia “.
Por lo tanto, querido lector, aquí está nuestro
consejo: “No dejes para
mañana lo que puedas hacer hoy! “

Por. Norberto Lacle

reflexiones cristianas

www.reflexion-cristiana.com

About the author

CreoEnDios

4 Comments

Leave a Comment