“Decía que las mamás no trabajaban”

Un hombre, por cierto muy meticuloso, decía que las madres no trabajaban tanto. Que los quehaceres de la casa eran poca cosa.


Pero un día se vio obligado a cuidar a la familia, debido a que su esposa había tenido que salir. Decidió escribir una lista de las actividades que realizaba durante el día, con el siguiente resultado:


– Les abrí la puerta a los niños: 106 veces
– Les cerré la puerta a los niños: 106 veces
– Amarré los cordones de sus zapatos: 16 veces
– Rescaté al bebé, que está aprendiendo a caminar: 21 veces
– A Jorgito, nuestro hijo de 2 años le dije NO: 94 veces


Continuar leyendo ““Decía que las mamás no trabajaban””

“Decía que las mamás no trabajaban”

Un hombre, por cierto muy meticuloso, decía que las madres no trabajaban tanto. Que los quehaceres de la casa eran poca cosa.


Pero un día se vio obligado a cuidar a la familia, debido a que su esposa había tenido que salir. Decidió escribir una lista de las actividades que realizaba durante el día, con el siguiente resultado:


– Les abrí la puerta a los niños: 106 veces
– Les cerré la puerta a los niños: 106 veces
– Amarré los cordones de sus zapatos: 16 veces
– Rescaté al bebé, que está aprendiendo a caminar: 21 veces
– A Jorgito, nuestro hijo de 2 años le dije NO: 94 veces
– Les di pan con mantequilla y jalea: 11 veces
– Les di galletas: 28 veces
– Contesté sus preguntas: 175 veces
– Contesté el teléfono: 7 veces
– Se me agotó la paciencia: 45 veces
– Caminé tras los niños: Alrededor de 4 kilómetros


Y faltaron muchas cosas aún que no quise anotar, realmente, mi esposa necesita que yo la ayude todos los días.


Fuente: Alexah



About the author

CreoEnDios

Leave a Comment