Ultima Hora

Conozca 3 Puntos Bíblicos que Destruyen el Peligroso Engaño del “Purgatorio”

Muchas veces hemos oido decir a conocidos que pertenecen a la Iglesia Católica hablar acerca de que las almas luego de morir van al purgatorio. Sin embargo, ¿Es Bíblica esta enseñanza?

La Iglesia Católica suele explicar que el Purgatorio es un lugar donde las personas, después de muertas, esperan el juicio final. Según ellos explican, en ese lugar las personas pagan sus deudas para con Dios, para luego continuar sus caminos al cielo.

El Purgatorio es descripto como un lugar que no es el Paraíso ni tampoco el Hades.

La doctrina del Purgatorio es muy peligrosa ya que conduce a los hombres a pensar que luego de la muerte, aún existen posibilidades de ser salvos, sin embargo, esta enseñanza va en contra de las mismas Escrituras.

Según la Biblia, todo este asunto del Purgatorio es una PELIGROSA suposición del hombre, ya que Jesucristo fue muy claro respecto al destino que tiene una persona luego de morir: es salva si muere con Cristo, o es condenada por haberlo rechazado.

En esta oportunidad daremos 3 versículos Bíblicos que desenmascaran el engaño del Purgatorio.


1) Sólo hay dos destinos para el hombre: Salvación o Condenación

Juan 3:17-18 “Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.”

2) La Biblia explica que luego de la muerte de la persona viene el juicio.

Esto niega la existencia del Purgatorio, ya que éste se define como una instancia intermedia luego de la muerte.

Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,”

3) Jesús enseñó que solo hay dos destinos a donde van las personas luego de esta vida.

Jesús al enseñar acerca de lo que sucedía luego de la muerte, dió el ejemplo de dos personas que murieron. La que murió en sus pecados fue llevada inmediatamente al Infierno y la otra inmediatamente al descanso de los salvos. Estas son las palabras del mismo Jesucristo:

Lucas 16:19-26 “Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez.
Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquél, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.
Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado.
Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.
Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama.
Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus bienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora éste es consolado aquí, y tú atormentado.
Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.”

Estas palabras finales de Jesús son muy claras respecto al destino de las personas al morir, o son salvas y se van con Cristo o mueren y van a la condenación eterna.

No existe otra chance para el hombre luego de morir, solo la Sangre de Jesucristo nos reconcilia con Dios y nos lava de todo pecado, volviéndonos aceptos al Padre. Solo hay Salvación en Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios.

Fuente: Diario Cristiano Web

About the author

noticia