Publicado El: Mie, sep 19th, 2012

Busquemos La Paz

paraiso-dios
Comparte
Tags

Mateo 5:9: “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.” Nuestro Dios es el gran Pacificador y de El tomamos el ejemplo. Ser pacificador es más que ser pacifico.

Pacifico significa amar la paz, tener ideas pacifistas, buscar restablecer la paz. Desear la paz. Es una persona sosegada, tranquila, reposada, que aquieta los ánimos.
Algunas versiones de la Biblia dicen “bienaventurados los que trabajan por la paz”, “dichosos los que luchan por la paz”.

Jesús es el modelo perfecto a seguir de un pacificador. Su nacimiento trajo paz, su ministerio fue de paz. No podemos nosotros tener paz hasta no estar en paz con Dios.

La paz es el legado, el don que el Señor nos dejo, a sus discípulos no les dejo ni plata ni oro, sino que les dejo lo mejor que tenia, su paz. Juan 14:27: “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” En la paz de Jesús están contenidos todos los bienes que un hijo de Dios puede desear o necesitar.



La paz del Señor es la misma paz que los ángeles les desearon a los hombres en el día de nacimiento de Jesús. Lucas 2:14: “Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres.” La paz es la totalidad de todas las bendiciones.

Para ser pacificador se necesita Gozar de paz interior, como dice la Biblia en Colosenses 3:15: “Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.” Y en Filipenses 4:7: “Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” La paz de Dios supera todo esfuerzo, todo ánimo, todo aliento, cálculo o problema que nuestro entendimiento pueda imaginar.

También se necesita Estar en paz con Dios, la cual se obtiene a través de arrepentirnos y confesar nuestros pecados a Dios. Es ahí cuando quedamos en paz con El.

Otra de las cosas que necesitamos para ser Pacificadores es Estar en paz con los hombres. Hay situaciones en las que los esfuerzos a favor de la paz fallan. Como Cristianos no debemos ser nosotros los responsables de quebrar la paz. Cuando algo lleve a discordia, no debemos ser nosotros los responsables de haberlo hecho. Intentemos por todos los medios mantener la paz. Pero debemos saber que no podemos ganar la paz negando nuestra fe.

El Espíritu Santo es quien de producir en nosotros este fruto, como consecuencia de estar en Cristo. La Paz trae consigo bienestar, armonía, concordia, solidez, prosperidad, salud, justicia. La paz viene como un don de Dios. Cuando nos reconciliamos con Dios nace nuestra paz interior.

Creamos en la paz, seamos gente de paz; en el hogar, con la familia, en el trabajo, en nuestra comunidad, en la Iglesia, con todos debemos ser portadores de Paz!

Por Carlos Anacondia – www.carlosanacondia.org